Este/a directivo/a ya no aporta

Nuestra sociedad se muestra tremendamente acogedora con las personas que tienen una característica común: que aportan valor.

¿Qué ocurre cuando pasas por la quiebra del ERE, el despido o por el tránsito de la edad del éxito – éxito relativo- a la difícil de los 50 y 60 años? Porque gracias a la calidad de vida y bienestar en ese momento es cuando mejor estás, te sientes con más plenitud y, por cierto más conocimiento aportas.

¿Cuál ha sido la evolución de los Procesos de Transición?

Los procesos de cambio de trayectoria profesional comenzaron siendo procesos de Outplacement en los que las empresas financiaban procesos de salida y recolocación de sus empleados más valiosos desde el ángulo económico.

En Kaaizen comenzamos a humanizar su contenido y su envoltorio, fuimos pioneros en el camino de la reinvención profesional, abarcando y preparando a esa diversidad de profesionales que se encontraban en situaciones de “parada técnica” de empleo. Abrimos la horquilla a TODOS – directivos o no- para acompañarles de modo personal e individual en su proceso de identificación de talento y perfil adecuado a su nueva situación de cambio y acorde a su estilo de vida. Llegamos así a dar cobertura al público general desde nuestros Programas de Transición Profesional, sin descartar a nadie por su “no perfil directivo” o dudosas posibilidades de “éxito”(*).

Vamos a cumplir 10 años de toda esta andadura y hacemos el mejor balance que como seres humanos se puede hacer: todas las personas aportan valor sean como sean y, lo crean o no, al final terminan convencidos de que no existen barreras ni de edad, sexo, o temporalidad en desempleo – límites iniciales que después dejaron de serlo- . El éxito esta en ese reconocimiento.

Felices de haberlo logrado, queremos compartir con vosotros la satisfacción de ver que la vocación profesional es algo que se va concretando a lo largo de la vida, y no pocas veces el que empezó unos estudios, descubre luego que está mejor dotado para otras tareas, y se dedica a ellas; o acaba especializándose en un campo distinto al que previó a principio; o encuentra , ya en pleno ejercicio de la profesión que eligió, un nuevo trabajo que le permite mejorar la posición social; y ahí se cumple lo que decía al inicio: que “esta persona sí APORTA”.

(*) entiéndase el éxito en su verdadero sentido: llegar a los objetivos



Si quieres conocer más www.kaaizen.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *