Hola Barbie, Hola Barbie, Hola Barbie…..

¿Alguna vez habéis pensado en la muerte? pregunta a la que se vuelve cuando maduramos. La toma de conciencia de que nos podemos morir, nos hace humanos y es lo que le enfrenta a Barbie a la realidad del avance de su cuerpo hacia la celulitis: a la vulnerabilidad. A Barbie le sienta bien la vuelta a la normalidad. Renacer de la frivolidad y evolucionar a la normalidad pasa por el proceso de convertirse en persona. El gran dilema frente al síndrome de Peter Pan, que en version moderna encarna Barbie.   Que venga esta filmografía con su guión a recordárnoslo, ¿no deja de ser una figura genial?  Si el cine nos presenta la cara amable o descarnada de la realidad o la huida de la misma, la película hace un mix de ambos aspectos y deja al espectador la libertad de elegir. Eso sí que es genial.

«Los humanos se inventan cosas como el patriarcado o Barbie

solo para superar lo incómodo que es ser humano».

En el fondo queremos recuperar la propia identidad, que se libera cuando tienes un nombre.

La transición de Barbie y Ken. Una chica en bañador ha acabado siendo mucho más. Pasar de ser una Barbie más sin apellido a otra con su identidad, pasar de una Barbie estereotípica o Barbie rara a alguien que puede encontrar el amor,  elegir si quieres engendrar una vida y reconocer que puedes morir es lo más parecido a la liberación de la mujer desde el encuentro con ella misma.  Siente ser ella misma cuando le duelen los pies, recupera el mal aliento, agua fría, el gofre quemado y la propia caída. Se encuentra defectuosa como Barbie estereotípica porque empieza a pensar en la muerte y el amor. Se abre la brecha y empieza a sentir los cambios en su cuerpo: celulitis, tristeza emocional. Sentir vergüenza.  

Y es que esta muñeca es algo más que lo que se ve.

Barbie lo cambió todo y luego volvió a cambiarlo”. Como Barbie podía ser lo que quisiera, las niñas pensaron que ellas tambien podrían, que todos los problemas de feminismo e igualdad de derechos se habían solucionado. No tenían  que esforzarte, solo usar la imaginación. ¡En el mundo Barbie,  imperan las mujeres!

Las reglas cambiaron para volver a cambiarlo todo.

Y cuando llega al mundo real comienzan los problemas: “Me siento mirada con bastante transfondo de violencia”, ¿hay algo mejor para definir “intimidada”?, mientras que Ken se siente admirado y no observado. Y dice “Aquí todo es como al revés”. Y aprende los signos de los hombres. Barbie por su parte se reconoce en sus emociones, admira la belleza de una anciana, que es ella misma de mayor. (1)  Escuchará de una mujer que Barbie representa todo lo malo de nuestra cultura: capitalismo, sensualidad, ideales físicos irreales, el movimiento feminista, cargarse la autoestima de las niñas, el medioambiente, fascista, – pero ella no controla el flujo del mercado…!!- que el patriarcado es cuando los hombres y caballos manejan el cotarro, y Ken ya no vale ni de playero.

Pero reflexiona sobre su ser y recupera su sentido en el mundo real: Aquí solo soy un tio. Todo existe para agrandar y elevar la presencia del hombre. Allí era alguien y le respetaban por quien era. Hasta me preguntaron la hora! Descubre que ya no necesita que Barbie le mire para sentirse él mismo.

Lo mas propio del ser humano es la fragilidad

Barbie está deprimida al ver que la vida es un cambio constante. Me he venido literalmente abajo, no valgo para nada… Entra en crisis existencial. Menos mal que llega una madre salvadora que le dice:  Me revienta que no sepas lo que vales. Tenemos que ser extraordinarias pero lo hacemos mal porque nos equivocamos en nuestra valoración. La madre salvadora hace un alegato de la mujer en el mundo real. Y tranquiliza oír cómo se rebela ante las exigencias del sistema:

Tienes que estar delgada, pero no demasiado y decir que quieres estar sana; tienes que tener dinero pero no pedirlo;  ser jefa pero no mala, liderar pero no machacar las ideas del otro; ser madre pero no hablar todo el día de tus hijos; ser profesional y cuidar de otros; responder del mal comportamiento  de los hombres, y si dices algo te echan en cara que te quejas; estar guapa para los hombres pero no demasiado como para tentarlos y ser amenaza para otras mujeres, porque debes ser parte de la hermandad; destacar pero has de estar siempre agradecida,  sabiendo que el sistema esta amañado; no puedes envejecer….ni ser maleducada, ni fanfarrona, ni egoísta, ni salirte de lo establecido, es demasiado difícil y nadie te da una medalla,  ni te da las gracias y además todo es culpa tuya. Estoy cansada de verme y ver a otra mujer hacer lo imposible para gustar a la gente. Si eso tambien es asi para una muñeca que representa a una mujer, apaga y vámonos.(*)

Cuando Barbie despierta a la realidad, entonces sí recupera la fuerza y se dice:  Hemos restaurado los cerebros y autonomías de todas las Barbies. ¿Qué tal Barbie normal? Madre y presidenta o solo madre o nada. Nadie se parece a Barbie salvo solo Barbie. Solo una Barbie  normal puede ayudar a otros a recuperar su identidad e individualidad. Es bonito ver cómo la realidad de la mujer y su maternidad  en la modelo de Barbie embarazada  se rescata de la exclusión. Incluso Barbie salva a Ken que no sabe quien es sin ella: “A lo mejor es el momento de descubar quien es Ken, tu no eres tu novia, ni tu casa…. a lo mejor  todas las cosas que te definían no son las que te definen”

Hombre y mujer juntos si pueden vivir en el mundo real: donde se necesitan el uno al otro para recuperar su esencia. Barbie se arrepiente de haberle niguneado. Solo nos peleabamos porque no sabiamos quienes eramos.

Barbie': un triunfo casi milagroso de Greta Gerwig y Margot Robbie |  Independent Español

Ya rotos todos los estereotipos del feminismo y el patriarcado,  el ser humano vuelve a su ser y puede convivir. ¡Menuda lección Greta Celeste Gerwig!

(*) Minutos 1.15.50

(1) Barbara hija de Ruth Handler, la pionera empresaria que creó la muñeca en homenaje a su hija.

Barbie: Rompiendo estereotipos con una nueva visión del envejecimiento |  HelpAge España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *