Instrucciones para mantenerse a flote en el trabajo en este nuevo entorno.

BARCO

En  una de mis conversaciones con personas mucho mas expertas que yo en Selección de personas, me comentaban que en las empresas está mal visto hablar de la crisis porque desanima a la gente y la sugerencia es cambiarla por “nuevo entorno”.

La clave está en uno mismo, en su compromiso y auto motivación: La mejor forma de cuidar el trabajo es estar comprometidos con las tareas diarias y con la organización.

La motivación personal  es importante, pues los trabajadores serán más productivos y se sentirán más comprometidos con la empresa.

En cuanto a la búsqueda activa de empleo, en Kaaizen ayudamos a rentabilizar las Transiciones Profesionales, donde la clave es cómo se puede mejorar en el proceso:  “saber venderse” y comunicar bien la propia candidatura.  Las personas con talento  aprovechan esta época como una oportunidad para mejorar en las técnicas de  búsqueda y en el modo de ofrecer su candidatura, en definitiva para crecer, ganar y hacer algo por sí mismas.  Y  como no hay mal que por bien no venga, la situación nos obliga a no quedarnos parados, seguir reciclándonos y crecer profesionalmente, porque estar acomodado en un trabajo ya no es la moda.

Se trata de que seamos la oferta  para que nos elijan o permanecer como el empleado que toda empresa quisiera tener. 

 

Es muy importante que el trabajador sea un profesional proactivo en vez de reactivo, que busque oportunidades y explote los recursos necesarios para lograr sus metas, esto se debe ver reflejado en el trabajo cuando demuestra ser responsable, eficaz, pone atención a los detalles, propone ideas, se adelanta a los conflictos y es perseverante.

En este aspecto, yo distinguiría entre dos clases de personas:

Aquellas  que no es necesario llamarles la atención, que siempre realizan sus funciones como corresponde y que tienen una excelente disposición a aceptar órdenes o a enfrentar los cambios, están permanentemente cuidando su trabajo. Son esas personas que tienen un talento especial, luchan y no se dejan vencer por las circunstancias, porque saben que  lo que depende de tí es lo único que puedes hacer.

Y las que tienen delante la dificultad y se les echa encima, se desaniman antes de empezar y esperan a que pase la tempestad. El problema es cuando el mar tarda en calmarse, porque aparece el peligro del desánimo.

Si estás en el último grupo y tienes ganas de dar la vuelta a las circunstancias,  lee estas recomendaciones y elige al menos 5 que puedas hacer. Anótalas en tu cuaderno de bitácora, concrétalas en acciones específicas, repásalas semanalmente y mide resultados de cada acción. Te sorprenderás de los resultados. 

  1. Piensa como si  fueras el jefe: busca  optimizar los procedimientos de la empresa y  ahorrar tiempo, dinero e incrementar utilidades. No  divagues en los detalles, y procura ver las cosas en su conjunto More Info.
  2. Si no estás  seguro de la estabilidad que te puede entregar tu actual puesto, un truco, por  si no se te había ocurrido: Busca un puesto dentro de tu empresa que sea indispensable: evalúa qué área de la empresa  es imprescindible para su adecuado funcionamiento. Por ejemplo, las áreas de producción, operaciones, ventas y capacitación, en el caso que sean empresas de servicios y atención a clientes, son generalmente las últimos en ser recortadas.
  3. Mantén buenas relaciones con tu cliente interno, no lleves la cuenta de los favores, siendo espléndido te sentirás mejor persona y serás más útil en tu entorno.
  4. Sé empático, ten la capacidad de percibir lo que los compañeros del trabajo puedan sentir. Comprensión interpersonal es una virtud imprescindible en un equipo de trabajo, pues permite tomar decisiones pensando en la persona, como única además de ser tus compañeros de fatigas o colaboradores.
  5. Ten autoconfianza: Las personas que tienen autoconfianza son atrevidas, no les importa el qué dirán y poseen la capacidad de sobreponerse. Está muy relacionado con la auto eficacia y auto estima.
  6. Sé creativo, capaz de crear nuevas ideas y ver la realidad de otra manera. Escucha  a los demás, permite innovar para encontrar soluciones alternativas a los problemas cotidianos.
  7. Comunica, comunica, comunica. Los buenos comunicadores tienen la capacidad de iniciar conversaciones con todo tipo de gente, de entender y hacerse entender.
  8. Fomenta el trabajo en equipo, es una cualidad fundamental y muy valorada.
  9. Escucha las opiniones de los demás,  remángate para colaborar y generar un ambiente de compañerismo.
  1. Ten iniciativa para asumir tareas sin que te sean indicadas. Esto hablará de tu compromiso.
  1. Maneja la tolerancia a la frustración,  como habilidad para aceptar la molestia, quienes poseen esta cualidad suelen ser personas flexibles, racionales y pacientes. La resiliencia es la destreza de adaptarse a los cambios, distintos entornos, circunstancias y personas. Quien es flexible posee capacidad de renovación continua y una mente abierta.

 

 

 

 

Noemí Merchán Yuste

Responsable y Asesora de Transición profesional en Kaaizen Madrid.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *