Aprender a Emprender

29799238-lo-que-todo-empresario-debe-saber-y-otros-titulares-de-los-periodicos-que-asesoran-a-los-nuevos-o-pe

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si el vendedor eficaz es el que vende,  el emprendedor es el que aprende.

Si el emprendedor “nace o se hace”, son las variadas maneras de hablar de este hecho empresarial.

Si yo no hubiera aprendido de los errores del último negocio o aquella vez que emprendí y no me salió del todo ok, no estaría aquí escribiendo esto en mi blog. Tengo  identificados al menos 6  factores  que configuran la partitura  individual del emprendedor: capacidad, automotivacion, autogestión, suerte, simplificación y responsabilidad.

¿Alguna más? mientras lo pensamos vamos a ir analizando las que tenemos:

1. Capacidad que se apoya en los conocimientos, habilidades y actitudes necesarios para las tareas y alcanzar los objetivos, es decir, saber hacer.

2. Automotivación o  estar dispuestos a poner el esfuerzo necesario para lograr resultados positivos, es decir,  querer hacer. Sin  motivación, no pondremos el esfuerzo necesario para alcanzar nuestros objetivos y, así difícilmente los conseguiremos. La automotivación es  la disposición a una mayor exigencia  para tratar de conseguir una meta.

3. Autogestión  o la capacidad de decidir y obrar en el trabajo, de acuerdo con los criterios profesionales y la experiencia. Para favorecer la autogestión, la empresa debe facilitar al colaborador mayor  autonomía, poner a su disposición los medios materiales y la información necesaria, clarificarle sus objetivos…, es decir, propiciar que la persona pueda, es decir, poder.

Cuando esto se ha aprendido, entonces puede darse el emprendimiento: claridad de las tareas y objetivos,  capacidad para obtener los recursos mínimos necesarios para alcanzarlos; y  autonomía para actuar y tratar de conseguir los objetivos.

Estos tres elementos –capacidad (saber), automotivación (querer), autogestión (poder)- van fuertemente atados. Si se suelta  uno  se rompe la cuerda.

4. La simplificación es hacer las tareas de la manera más sencilla posible. La simplicidad no es natural: has de buscarla. En la práctica, las cosas se vuelven cada vez más complicadas porque se tiende a “añadir” más a lo ya existente, en vez de eliminar. Las ideas, los procesos,   evolucionan con el tiempo hasta llegar a ser más complejas.

5. Suerte o la influencia  de los hechos y situaciones de la realidad externa a la persona en los resultados y sobre los que no tiene control. Si el entorno económico es favorable o no, si la competencia ha sacado un nuevo producto o ha quebrado, si sube o bajan mis acciones, poco tiene que ver conmigo.

6. Responsabilidad,  es el motor que nos mueve a asumir los compromisos y deberes del trabajo. Nos lleva a poner todos los esfuerzos , aunque algunas de las variables del rendimiento no dependen enteramente de nosotros. Nos impulsa a que nos centremos en lo que podemos hacer para conseguir nuestros objetivos, y  tratar de ser eficaces aún cuando nos falle la suerte.

Ahora bien,  algo nos queda por hacer, por ejemplo  una inoculacion en los ciudadanos de un cultura emprendedora, haciendo destacar en el ecosistema social a las mentes creativas, y capaces de  dar vida a proyectos  por los que apostar, y no solo ellos sino capaces de contagiar a personas de su entorno.  Si bien es cierto, segun el Informe GEM España 2014, que  nuestro pais va haciendo camino aunque necesita que todos los actores implicados  se muevan en la misma direccion strattera dosage.

Según el indice TEA 2014 que mide la tasa de Actividad Emprendedora, el 65% corresponde a emprendedores por oportunidad. Y el 30 % a emprendedores por necesidad, creadas por personas desempleadas o con dificultad para acceder al mercado laboral. Este porcentaje necesita cuidados en consultoria y asesoramiento en la viabilidad de su negocio para evitar  la caida a  los pocos meses.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *